miércoles, 22 de marzo de 2017

Glosario de Tendencias Historiográficas Actuales II (I)


Affaire Dreyfus
Se trata de un error judicial, con un trasfondo de espionaje y antisemitismo, que dividió a Francia a finales del siglo XIX y principios del XX y que tuvo una amplia repercusión internacional. En noviembre de 1894 el capitán Alfred Dreyfus, de origen judío alsaciano, fue condenado a cadena perpetua por remitir comunicados secretos militares franceses a la embajada alemana en París. Convencida de su inocencia, su familia buscó pruebas que inculparon al verdadero espía pero el Estado Mayor francés se negó a reconsiderar su decisión. Una serie de militares, políticos y periodistas encabezaron una campaña contra la injusticia. En 1898 el Tribunal Supremo reabrió el caso y al año siguiente anuló la sentencia aunque, contra todo pronóstico, Dreyfus fue condenado de nuevo a 10 años de trabajos forzados, si bien fue indultado por "circunstancias atenuantes". En 1906 su inocencia fue reconocida por la Corte de Casación a través de una sentencia que anulaba el juicio de 1899. A continuación se rehabilitó al capitán.

Agnatismo
Concepto propio de la organización patriarcal, en la que los sistemas de parentesco pueden seguir dos modelos: el de agnación y el de cognación. La agnación consiste en la relación de dependencia de un grupo de personas respecto de un mismo jefe de la casa, que ejerce la autoridad personal sobre el grupo (patria potestas, manus). Por el contrario,, la cognación consiste en el parentesco de sangre, que está determinado por la generación; este sistema de parentesco terminó imponiéndose y sustituyendo al de agnación, ya en los primeros tiempos del imperio bizantino; no obstante, el sistema agnaticio perduró mucho tiempo aún en el mundo islámico (es la asabiyya o espíritu de parentesco tribal).

Alcabala
Impuesto indirecto castellano, que representaba generalmente el 10% del valor de lo que se vendía.// Tributo real o impuesto de circulación (establecido ya en el siglo XIII) que se pagaba sobre el precio de la compra-venta de bienes muebles, semovientes y raíces, o por su permuta. Gravaba incluso las ventas sucesivas del mismo bien. Quien debía abonar dicho tributo en caso de compra-venta era el vendedor y en caso de permuta ambos contratantes. En el reino de Toledo era del 14% en todos los objetos comestibles y de uso personal. Podía arrendarse, administrarse o darse en encabezamiento, pero de cualquier manera los pueblos quedaban sometidos a su gravamen pues los arrendadores, fieles medidores y procuradores y alguaciles de los concejos ejercían una rigurosa vigilancia sobre la entrada y salida de géneros de la villa, pueblo o ciudad para que no escapara ninguno al pago del referido impuesto. También alcabala del viento: tributo que pagaba el vendedor forastero o extranjero por los géneros que vendía en una población.

Alfoz
Término de origen árabe (al-hawz, el distrito) empleado en la Edad Media en unas ocasiones para designar el pequeño distrito o circunscripción rural que abarcaba los diversos vicos y explotaciones agrarias (villas) situadas dentro de los límites de su demarcación, y en otras ocasiones para nombrar el término o distrito rural de una ciudad, y que comprendía granjas y aldeas; en el segundo caso el alfoz estaba sujeto a la jurisdicción de la ciudad y de las autoridades municipales.

Alodial
Relativo a alodio, término con el que se designaba en época medieval a las tierras libres que no estaban sujetas a dependencia de un señor; es, por tanto, lo contrario a tenencia y a feudo.

Annales
Con este término se denomina a la escuela historiográfica francesa surgida en 1929 en torno a la revista del mismo nombre. Su punto de partida consistió en el rechazo de la primacía concedida hasta entonces a los acontecimientos concretos (historia evenemencial), y en la defensa de una construcción historiográfica basada en los procesos de larga duración, en las estructuras generales y en las relaciones de la historia con la geografía, aspirando a la construcción de una "historia total". Su máxima influencia internacional la alcanzó en los años setenta y ochenta de la pasada centuria, que coinciden con el desarrollo de la llamada historia de las mentalidades.

Ars moriendi (El arte de morir)
Con este nombre se denominan dos textos escritos en latín en la primera mitad del siglo XV, en Alemania y los Países Bajos, que contienen consejos para ayudar a morir con arreglo a los principios cristianos. Su gran popularidad motivó su traducción a la gran mayoría de las lenguas vernáculas de la Europa occidental, estando en el origen de una tradición literaria europea de guías para una buena muerte. Estas obras iban acompañadas de varios grabados con imágenes instructivas, de forma que pudiera ser explicado y comprendido con mayor facilidad.

Ban
Término germánico (bann, en latín bannus), que en sus orígenes representa el poder de mando ejercido por el jefe de un grupo de guerreros. Los reinos germánicos heredaron este concepto e hicieron de él el fundamento de la autoridad regia; así, el ban se convirtió en el poder regio para obligar y castigar. A partir del siglo X este derecho fue también ejercido por lo más poderosos señores (condes), quienes se arrogaron el derecho de ejercer en sus condados la justicia y la policía, así como la capacidad de percibir las banalidades, es decir los derechos económicos por la utilización por parte de los campesinos de instrumentos o construcciones (molinos, lagares, hornos) sobre los que tenían monopolio. Pero desde el siglo XI también los señores de un segundo nivel se arrogaron la competencia de ejercer el ban, lo que dio lugar al nacimiento del llamado señorío banal, también conocido como señorío jurisdiccional o señorío político, que supone no sólo el ejercicio de la autoridad territorial (señorío solariego) sino también de la jurisdiccional, es decir de la capacidad de administrar justicia.

Bastida
Término de origen francés (bastir, que en francés antiguo significa construir), con el que se designa a las ciudades nuevas de la Francia meridional, surgidas desde mediados del siglo XII hasta principios del XIV, principalmente entre 1270 y 1320. Además de centros de población y de actividades económicas, tuvieron también una función militar, debido a su frecuente localización en territorios limítrofes entre el dominio inglés y el dominio tolosano o francés. En Aragón el término ¿bastida¿ tuvo también la acepción de población nueva.

Cabotaje
Navegación sin perder de vista la costa, es decir siguiendo derrota de cabo a cabo.

Capitalismo mercantil
Expresión procedente de la escuela de Annales utilizada para definir el conjunto de las transformaciones operadas en el sistema económico de la Edad Moderna que señalan la transición al capitalismo pleno del siglo XIX, también llamado capitalismo industrial. El capitalismo mercantil implica la intensificación de la agricultura, la modernización del sector industrial y la multiplicación de los intercambios mercantiles en una economía planetaria. Implica también la liberalización de las relaciones de producción y de los mercados frente a las trabas feudales (vinculación de las tierras, sistema corporativo, monopolios comerciales, etc.).

Cartismo
Movimiento político que se desarrolla en el Reino Unido en los orígenes de la Revolución industrial para lograr una reforma social. Toma su nombre de la Carta del Pueblo (The People's Charter), documento escrito en junio de 1837 en el British Coffee House de Londres y enviado en 1838 al parlamento británico. En él se reivindicaba el sufragio universal para los hombres mayores de 21 años cuerdos y sin antecedentes penales; voto secreto; sueldo anual para los diputados, con el fin de permitir a los trabajadores el ejercicio de la política; la abolición del requisito de propiedad para asistir al parlamento y el establecimiento de circunscripciones iguales para asegurar la misma representación al mismo número de votantes.

Censal
Se trata de un instrumento financiero que fue muy utilizado en la Corona de Aragón desde la Baja Edad Media, y del que se ha hecho uso hasta tiempos contemporáneos, tanto por particulares como por organismos públicos (gobiernos municipales, Cortes, monarquía). Consistía, básicamente, en la emisión de empréstitos para atender a gastos y necesidades; los empréstitos se hacían a un determinado tipo de interés y con la garantía de los bienes del organismo o institución que los emitía, recibiendo a cambio los prestamistas un censo o renta anual.

Censo consignatario
Contrato en virtud del que se recibe una cantidad por la cual se ha de pagar una renta anual, asegurando dicha cantidad con bienes raíces.

Ciompi
Con este nombre se conocía en la Florencia bajomedieval a los cardadores de lana, un grupo de trabajadores de la industria textil que no estaban integrados en ningún gremio. Con frecuencia, el término de ciompi se hace extensivo a todos los oficios menores del sector textil, que era el auténtico motor de la economía florentina. En 1378 protagonizaron un violento levantamiento popular contra los abusos y el control del oficio de la lana ejercido por los poderosos talleres textiles de la ciudad.

Circularidad cultural
Así se denomina la teoría que defiende la existencia de una relación fluida y permanente entre la cultura de las élites y la cultura popular. Participan de ella autores como Antonio Gramsci, Edward P. Thompson, Carlo Ginzburg y, principalmente, Mijail Bajtin, que fue quien propiamente configuró esta hipótesis en su tesis doctoral sobre Rabelais y la cultura popular del siglo XVI.

Civilización
Éste es uno de los términos más definitorios de la Escuela de Annales, que en el año 1946 fue incorporado como subtítulo de la revista Annales d'histoire économique et sociale, fundada en 1929 por Lucien Febvre y Marc Bloch, y que desde aquella fecha cambió su título por el de Annales. Économies. Sociétés. Civilisations. Empleado ya por Marc Bloch en Les caractères originaux de l'histoire rurale française (1931), este término fue utilizado profusamente por el antropólogo francés Marcel Mauss (1872-1950), así como también, posteriormente, por Fernand Braudel. Quizá la traducción más correcta del término francés civilisation, en el sentido empleado por los historiadores de Annales, sea la de cultura, en el más amplio sentido antropológico del término; por lo tanto, la civilisation matérielle de Braudel (Civilisation matérielle et capitalisme, 1967) podría ser traducida como cultura material.

Cliometría
También conocida como New Economic History, consiste en una corriente radical del cuantitativismo surgida en Estados Unidos en los años cincuenta de la pasada centuria, y cuya particularidad consiste en la aplicación de los métodos de análisis de la econometría (ciencia que aplica las técnicas matemáticas y estadísticas a las teorías y problemas económicos) a fuentes y cuestiones históricas. Los métodos de la cliometría se basaron en el uso de las estadísticas analíticas y no sólo las de carácter descriptivo. El objeto de este método consistía en comprobar unas hipótesis planteadas de forma explícita y referidas a variables económicas, aunque los archivos no proporcionaran información y datos al respecto. Incluso, en ocasiones, cuando faltaban datos, se sustituían por predicciones configuradas a través de los modelos, razonando sobre estas predicciones como si fueran hechos constatables.

Community Studies
Consisten en un ámbito académico propio de la sociología y la antropología, llegando a constituir una subdisciplina dentro de estas ciencias. Su campo de interés específico son los problemas de las comunidades, tales como la etnia, el género, la identidad, la sexualidad, el medio ambiente, la delincuencia, la desviación, los problemas familiares, la competencia social, la pobreza y otros diversos aspectos psico-sociales. En definitiva, estos estudios se preocupan por explicar la integridad socio-cultural y las ramificaciones antropológicas de una comunidad. En Estados Unidos estos estudios están estrechamente relacionados con las investigaciones de sociología urbana de la Escuela de Chicago, y en Inglaterra fue creado en 1954 un Institute of Community Studies que se interesó, principalmente, por el estudio de las administraciones coloniales del África oriental.

Comuna
Término empleado para designar a los centros urbanos que a lo largo de la Edad Media adquirieron instituciones municipales de autogobierno mediante la rebelión o la fuerza. Con frecuencia se emplea también este término para designar ciudades que obtuvieron libertades mediante la concesión de una carta de fuero. Los privilegios que lograban eran, principalmente, la libertad personal de los ciudadanos y la autoridad para reglamentar el comercio local, cobrar peajes y controlar los procedimientos judiciales de la localidad. Las comunas fueron numerosas en áreas donde la autoridad política era débil, como Flandes y el norte de Italia.

Contrato sexual
La incorporación relativamente reciente del término contrato sexual a la Filosofía Política es una de las consecuencias, en el ámbito de la teoría, del lema del movimiento feminista: lo personal es político. En su obra The Sexual Contract (Cambridge/Oxford, 1988; ed. española publicada en Anthropos), la pensadora australiana Carole Pateman mantiene que la desigualdad entre los dos sexos (salarios más bajos, violencia de género, acoso sexual, falta de reconocimiento social, etcétera) es un producto de la especial reorganización patriarcal de la Modernidad. El contrato sería el medio a través del que se instituyen, al tiempo que se ocultan, las relaciones de subordinación en el patriarcado moderno. Para Pateman, la manifestación más clara de esta función del contractualismo se daría en la concepción de la prostitución y de la maternidad subrogada (alquiler de úteros) como simples contratos de trabajo en los que la "identidad encarnada" de las personas no tiene relevancia.

Conversi
Con este término se designaba a los hermanos conversos o hermanos legos de una orden religiosa, principalmente de las órdenes monásticas. Se ocupaban de las labores manuales y de los asuntos seculares del monasterio, con el fin de permitir que los monjes "de coro" se dedicaran de forma plena a la oración (liturgia de las horas) y al estudio. Los conversi no recibían el orden sacerdotal, pero eran también monjes y, como tales, dedicaban una parte importante del día a la oración, del mismo modo que los monjes ¿de coro¿ realizaban algunas actividades manuales.

Coyuntura
En la terminología de los economistas, coyuntura es equivalente, en muchos casos, a tendencia. Fue Fernand Braudel quien comenzó a utilizar este término con un sentido propiamente histórico, para referirse a la conexión existente entre fenómenos distintos aunque simultáneos. Más tarde, en la magna obra de Pierre y Huguette Chaunu, publicada con el título Séville et l'Atlantique (1504-1650) (París, 1955-1960, 12 vols.), se utilizó el término coyuntura para referirse al plazo medio o corto, en contraposición al plazo largo, que es denominado estructura; el término estructura había sido ya utilizado por Lucien Febvre y Fernand Braudel, si bien fue Pierre Chaunu quien lo popularizó y quien, propiamente, lo definió. Ambos términos, coyuntura y estructura, son desde entonces frecuentemente utilizados por los historiadores de Annales.

Cuantitativismo
Corriente historiográfica que se basa en la utilización sistemática de fuentes y métodos cuantitativos en la descripción y el análisis histórico. Este método comenzó a ser utilizado desde los años treinta del siglo pasado por los historiadores norteamericanos de la economía, quienes hicieron uso de él en sus estudios sobre precios, salarios, alquileres, rentas y evolución de la vida. Luego, con el desarrollo de la ciencia económica, comenzaron a estudiarse los grandes ciclos económicos producidos por fenómenos monetarios y que podían ser medidos mediante el estudio de los precios. En un siguiente paso algunos autores, entre ellos Ernest Labrousse, buscaron en los fenómenos de fluctuación de precios la explicación de algunos acontecimientos políticos especialmente significativos, como la Revolución Francesa. Tras la Segunda Guerra Mundial, algunos historiadores franceses se interesaron por el estudio de la crisis de subsistencia en el Antiguo Régimen y, en particular, de sus efectos demográficos. De este modo, el interés de los historiadores "cuantitativistas" franceses se orientó más hacia la historia social y demográfica, derivando hacia una historiografía estructural-cuantitativista dentro de la escuela de Annales, basada en un uso de la estadística, la informática y la cuantificación, con el fin de conseguir una mejor especificación de las estructuras económicas, sociales o culturales. Por su parte, los norteamericanos se interesaron más por la contabilidad nacional, de tal modo que su forma de hacer historia económica se vio influenciada por los conceptos de la macroeconomía: cálculo del producto nacional y del producto interior bruto, producto físico, tasas de inversión.

Cultura popular
Bajo esta denominación se engloban las múltiples manifestaciones culturales propias de los sectores populares. Sus principales características son la diversidad, su permanente capacidad creadora, la búsqueda continua de nuevos cauces de expresión, su fácil adaptación a los cambiantes patrones ideológicos o religiosos, y su habilidad para resistir los procesos de reforma sin perder su identidad. La cultura popular en la Edad Media descansaba, principalmente, sobre la tradición oral (cuentos, canciones) y visual (imaginería, grabados), pero desde los primeros tiempos de la Modernidad, a medida que la imprenta ganaba terreno, se desarrollaron nuevos instrumentos de difusión, generando una producción escrita (pliegos, folletos, libros) que ganaría terreno rápidamente, ampliando el horizonte cultural.

Cultura sabia
Se conoce también como cultura de las élites, cultura oficial o cultura dominante. Es la propia de los sectores privilegiados o, para algunos también, la de los letrados que controlan la escritura.

lunes, 27 de febrero de 2017

Un català nascut a Andalusia (VI)


El preciós nen va néixer el dia 27 de Juny de 1932.    

Manel Ventosa Buscarons.

El naixement del meu germà Manel ens va donar molta alegria a tots. Feia molt temps que no rèiem, no estàvem contents, no érem feliços i sempre amb la por al cos per tot el que pogués passar al meu pare. L’enveja i la maldat que tenien els revolucionaris del poble en contra  nostre va explotar. No podien suportar ni entendre de cap manera com els meus pares eren tant feliços amb el fill que havien tingut, i com uns bèsties van començar a cridar pel poble (¡¡fuera catalanes de mierda!! ) i volien que marxéssim del poble.

El meu pare encara no acabava d’entendre la maldat tant gran que tenien aquestes persones i el gran desagraïment a tot el que havia fet per ajudar-los amb bona voluntat i seny. Els va ensenyar un ofici perquè es guanyessin la vida.

Ara volien que marxés del poble on havia viscut sempre amb pau i treballant com el primer a la feina, els revolucionaris no tenien cap raó per fer-nos això.
Crec que tenien vergonya al veure la calma que el meu pare tenia sobre d’ells. Això no els deixava raonar amb tota cordura, només volien que marxéssim per perdre’ns de vista a tots. La meva mare estava alletant al meu germà Manel de pocs dies. Ni per la mare ni pel nadó era prudent fer un viatge tant llarg, però els dèspotes andalusos no varen voler entrar mai en raó. Tant els feia, la qüestió era fer-nos tant de mal com poguessin, i d’aquesta manera tan vergonyosa ens varen expulsar. Amb tota la mala intenció del món ens van fer agafar el cotxe més vell que hi havia en el garatge, que el meu pare feia temps ja havia arraconat. Ni empenyent-lo varen poder posar-lo en marxa, els besties llavors ens van deixar una estona.

El meu pare va aprofitar per repassar una mica més el cotxe. Era descapotable i li va muntar cortines en totes les portes per estar més abrigats, encara no feia fred però estàvem a últims de setembre i no tardaria a fer-ne. Va agafar mantes i coixins per acomodar més bé la meva mare i també a nosaltres i com els andalusos no havien vingut encara va poder agafar molts recanvis que després ens van anar molt bé per la quantitat d’averies que vàrem tenir en el viatge. Els revolucionaris van començar a posar-se nerviosos perquè tardàvem a marxar i nosaltres teníem por de que passes quelcom més greu sinó ho fèiem aviat. Per fi el cotxe es va posar en marxa amb l’ajuda dels energúmens del poble que ens empaitaven i van esclatar a riure quan van veure de la manera com marxàvem i amb un cotxe que anava a cops. Els meus pares, jo amb poc més de cinc anys, el Diego amb poc més de tres, el Manel encara al pit de la mare, i tots cap a Catalunya.

sábado, 18 de febrero de 2017

Comentario de un fragmento de Maquiavelo (y II)



Otro punto fundamental en el pensamiento de Maquiavelo que expone en los Discursos es cómo se puede asegurar el buen gobierno. El gobierno de uno (el Príncipe) está descartado ya que esa persona buscará su beneficio personal en detrimento del resto de los ciudadanos. El gobierno de la aristocracia en solitario también es descartado por el mismo motivo, ya que esos pocos, que ya poseen riquezas, también detentarán el poder para su propio beneficio. La solución aportada por Maquiavelo es el “gobierno mixto”, esto es, un gobierno del pueblo junto a los hombres ricos. El florentino reconoce también que siendo la república el mejor tipo de gobierno, no está exenta de corrupción. Efectivamente, la naturaleza de los hombres provoca que con el tiempo el mejor régimen republicano degenere por lo que se tiene que establecer sistemas que lo eviten o mitiguen sus efectos. Maquiavelo apela al establecimiento de la República por un hombre virtuoso (aquí entra en juego los temas principales tratados en la obra de El Príncipe) y una vez el sistema funciona, dejar el gobierno al pueblo y a la aristocracia que mediante una constitución mixta se evite la “a priori” esperada decadencia. Maquiavelo utiliza el conocimiento de Tito Livio en la antigua Roma y su propia experiencia en los temas relacionados con Florencia para estructurar todo su argumento.

Las obras políticas de referencia de Maquiavelo son El Príncipe y los Discursos. Ambas están relacionadas, son complementarias y se circunscriben en Cinquecento renacentista. Una diferencia apreciable entre las dos obras, a parte del tema político, estriba en el destinatario. El Príncipe está dirigido a los príncipes actuales de la época de Maquiavelo mientras los Discursos lo están a los potenciales. Existe un significativo cambio en el tono en esta última obra ya que el florentino intenta convencer a la futura generación de líderes políticos italianos (Martínez, G.: 2002). También rompe con la vieja tradición política basada en principios cristianos argumentando que se necesita un renacimiento con un regreso a los orígenes, es decir, en la república romana. A Maquiavelo tampoco le interesó los principios morales de la política sino cómo conseguir vivir en comunidad sin renunciar a la libertad. Por ello atacó por igual a la Iglesia y a la teoría política clásica del momento por su poco pragmatismo y su inevitable corrupción. Por todo lo que he comentado se puede considerar este fragmento como paradigmático en cuanto a la intencionalidad política del autor florentino. Si en principio se consideró a Maquiavelo un defensor del poder monárquico a cualquier precio, a partir de la Ilustración se redescubre su faceta republicana. Así la influencia política de Maquiavelo se puede encontrar en las obras de Montesquieu y Rousseau (Siles, A.: 2014).

En conclusión, el fragmento comentado no es un ente aislado o descontextualizado. Todo lo contrario, adquiere un significado completo desde varios primas o puntos de vista:

  • Óptica geográfica. Maquiavelo nos habla de la Italia renacentista en general y de la República de Florencia en particular.
  • Óptica humanista. La virtud del hombre como requisito necesario pero no suficiente para alcanzar el buen gobierno.
  • Óptica histórica. Las enseñanzas de la historia proporcionan los conocimientos necesarios para poder ejercer el buen gobierno. La experiencia es otro de los soportes para ello.
  • Óptica política. Existen tres tipos de gobierno (monarquía, aristocracia y democracia) que inevitablemente degeneran en tiranía, oligarquía y demagogia. El único óptimo es la república con un gobierno mixto entre el pueblo y la aristocracia ya que los intereses de ambos se equilibran. Asimismo se necesitan buenas leyes para mantener ese gobierno.


Bibliografía:

  • MAQUIAVELO, N. El Príncipe (comentado por Napoleón Bonaparte). Espasa-Calpe, Madrid, 1978.
  • ̶  . Discursos sobre la Primera Década de Tito Livio. Alianza, Madrid, 2015.
  • MARTÍNEZ, G. Maquiavelo: Discursos sobre la primera década de Tito Livio. Anuario de teoría política. Universidad Complutense de Madrid. 2002, vol. 2, p. 150-152.
  • SILES, A. Republicanismo y dictadura constitucional en los Discursos sobre la primera década de Tito Livio. Revista Ius et Veritas. 2014, vol. 24, nº 48, p. 336-345.
  • SKINNER, Q. Maquiavelo. Alianza, Madrid, 2008.

domingo, 29 de enero de 2017

Comentario de un fragmento de Maquiavelo (I)



Comente el siguiente fragmento tomando como hilo conductor el tema Maquiavelo y el republicanismo:

"Lo que hace grandes a las ciudades no es el bien particular, sino el bien común. Y sin duda ese bien no se logra más que en las repúblicas, porque éstas ponen en ejecución todo lo que se encamine a tal propósito, y si alguna vez esto supone algún perjuicio para este o aquel particular, son tantos los que se benefician con ello que se puede llevar adelante el proyecto pese a la oposición de aquellos pocos que resultan dañados. Lo contrario sucede con los Príncipes, pues la mayoría de las veces lo que hacen para sí mismos perjudica a la ciudad, y lo que hacen para la ciudad les perjudica a ellos... No hay que maravillarse, pues, de que los antiguos pueblos persiguiesen con tanto odio a los tiranos y amasen la vida libre".
Maquiavelo, Discorsi, II, 2.

El fragmento pertenece al segundo libro de la obra Los Discursos de la Primera Década de Tito Livio, escrito por Maquiavelo entre 1513 y 1519. La obra está compuesta por tres libros, el primero de los cuales fue escrito antes que El Príncipe. El segundo libro trata sobre el mantenimiento de la supremacía militar aunque el tema principal del fragmento a comentar versa sobre el republicanismo y la república como forma de gobierno más óptima.  Para Maquiavelo el régimen ideal es la república, ya que en ella se materializa el bien común y la libertad ciudadana, siendo el sistema político que proporciona un mayor y rápido progreso a la vez que aporta una mayor estabilidad.

Las fuentes principales que el pensador florentino utilizó en esta obra fueron los primeros volúmenes de la Historia de Roma desde su fundación del historiador romano Tito Livio y sus observaciones empíricas personales. La idea primordial del fragmento objeto de estudio es que el bien común proporciona la grandeza a las ciudades y no el bien particular. Y solo las repúblicas pueden proporcionar ese bien común. En contrapartida, los principados solo benefician al propio príncipe con lo que se perjudica a la ciudad. Existe una identidad entre República y bien común, así como entre Principado y bien particular (el del propio Príncipe). Apostilla lo suscrito con el ejemplo de los pueblos de la antigüedad, los cuales anhelaban la libertad a la vez que repudiaban la tiranía, tal como Tito Livio afirmó en numerosas ocasiones.

En los Discursos Maquiavelo llega a la conclusión de que la república es el mejor sistema de gobierno posible señalando, a lo largo de los tres libros, las siguientes ventajas (Martínez, G.: 2002):
  • El común es más factible de conseguir cuando la mayoría de ciudadanos se encuentran comprometidos en conseguirlo.
  • La república es el régimen que mejor protege la libertad; el pueblo es libre.
  • Existe mucha igualdad y es una forma política mucho más equilibrada.
  • Se puede formar un ejército con los propios ciudadanos prescindiendo de los mercenarios.
  • La libertad proporciona un mayor y más rápido progreso.
  • La república es más estable que el principado ya que el pueblo comete menos errores que un príncipe, la república se acomoda de forma eficiente a los cambios y no existe problemas sucesorios.
  • En definitiva, se respeta la ley.

sábado, 28 de enero de 2017

Un català nascut a Andalusia (V)


La meva mare ho passava molt malament. Tenia que cuidar-se de tots nosaltres ella sola, ja que la senyora que l’havia ajudat sempre la va abandonar sense donar cap explicació  .
Ella sola tenia d’anar a comprar al poble. Tenia pocs diners, no sabia parlar bé en castellà i passava molta angunia. El meu germà i jo sempre havíem sigut molt ben tractats pels treballadors del taller del meu pare, però des de que havien hagut aquests desordres, al poble ningú ens mirava a la cara. Per això estàvem molt espantats. El meu pare ens consolava i ens deia que tot s’arreglaria molt aviat si els andalusos d’una punyetera vegada s’assabentaven de que amb la ganduleria no anaven bé. Tenien que treballar fort i de valent com abans si volien aixecar el poble entre tots.

Els meus pares no eren culpables del que passava al poble, ni del gran enrenou que havien creat aquests salvatges buscant diners. Els hi  havien pres els diners que havien guanyat honradament amb el seu negoci, però no van poder prendre la seva il·lusió en el treball i viure a Andalusia. Tenir diners o no tenir-ne no els preocupava gens, ja que tenien el tresor més gran de la seva vida amb els dos xicots que havien nascut al poble, Havien anat a Andalusia per tenir fills i no per fer diners com creien els revolucionaris. El meu pare estava molt decebut del comportament de la gent del poble que feia anys coneixia i no podia entendre com havien canviat tant.

Els meus pares encara que veien que no hi havia tranquil·litat en el poble no tenien por. Volien tenir més fills i desitjaven tenir una gran família i llavors van creure que era l’hora de tenir un altre fill. Vivien com sempre, el meu pare treballava i encara que guanyava poc era suficient per viure i no van voler esperar més temps. Sempre d’acord tots dos com un matrimoni que s’estimen, van tenir un altre nen i el més preciós i bonic del món, el sisè fill i el quart a Baeza. 
El preciós nen, que van batejar amb el nom de Manel, va néixer el dia 27 de Juny de 1932.       

Font: diari de Josep Ventosa Buscarons

sábado, 17 de diciembre de 2016

Recensión del libro "Maquiavelo" de Quintin Skinner (y II)


Juicio crítico y valoración personal de la obra:

Skinner se adentra en la vida y obra de Maquiavelo desde la introducción. En ella resalta la fascinación que ha causado el autor florentino desde su muerte hasta nuestros días y la interpretación malintencionada o no que se ha hecho de su obra. El resto del libro explora la vida y la obra de Maquiavelo siempre puesta en su justo contexto, una característica de la Escuela de Cambridge. En toda la obra pensador, política, geografía y cultura se interrelacionan para explicar las preguntas que se hace Maquiavelo y las respuestas que obtiene de su educación humanista y su experiencia diplomática. Skinner intenta ser conciso y meticuloso a la hora de exponer la filosofía política del florentino dividiendo los capítulos entre las obras más representativas del autor italiano. No siempre consigue ese objetivo ya que se detecta ciertas reiteraciones, algo que no sorprende ya que el propio Skinner se hace eco de ciertas ideas expuestas de forma desordenada por Maquiavelo. Sin embargo, las ideas centrales del pensador florentino quedan perfectamente explicadas con definiciones breves y exactas del vocabulario utilizado con la única excepción del término virtú. Puede parecer que las ideas de Maquiavelo sean demasiado particulares, demasiado específicas del tiempo y lugar donde se desarrollan los hechos (Renacimiento en Florencia y ciudades cercanas). Skinner niega esa crítica otorgando el verdadero valor del pensamiento de Maquiavelo el cual no se dedica solo a dar consejos, sino que establece una novedosa doctrina política alejada de los cánones habituales de su época. La idea principal en ese pensamiento es la moralidad y como esa moralidad influye en los hombres, tanto el pueblo común como los hombres ricos. Así El Príncipe nos habla de cómo conseguir y mantener un Principado mediante diferentes principios como la virtú y la Fortuna. Además, explica de forma coherente que la moralidad que ha de seguir un príncipe para conseguir sus objetivos no es la clásica romana o la de los humanistas contemporáneos sino una moral flexible que Skinner considera una auténtica revolución. Por ello es imperativo que el príncipe actúe siempre contrariamente a la humanidad, algo que fue criticado en su época y posteriormente por estamentos como la Iglesia o filósofos. En cambio, Los Discursos tratan el mismo tema desde una óptica distinta ya que en esa obra el objetivo es mantener una República con la ayuda de la nobleza y de los hombres del común. En esta situación Maquiavelo defiende el “gobierno mixto” (op. cit., p. 94) mediante las leyes también en contra de la opinión de los humanistas contemporáneos. En la obra de Skinner se pone de manifiesto que Los Discursos tienen el mismo valor que El Príncipe, a pesar de que éste tuvo y tiene más fama que aquél. Lo que no queda del todo bien resuelto es la aparente contradicción entre ambas obras, aunque el propio Skinner señala el desorden estructural de Los Discursos. ¿Era Maquiavelo un auténtico republicano o se sentía más traído por el buen gobierno monárquico de un solo hombre?
Skinner también señala algunas dedicatorias de los libros de Maquiavelo que de alguna forma generó ciertas dudas sobre las intenciones reales del autor florentino y sus posibles condicionamientos a la hora de explicar ciertos hechos sobre todo en relación con los Médici.
Por todo lo expuesto no tiene nada de sorprendente el significado que ha tenido el libro de El Príncipe en estos quinientos años de historia, aunque tal y como señala Skinner se tiene que interpretar la obra dentro de su contexto original sin anacronismos para entender el pensamiento político de Maquiavelo.

Bibliografía:

  • ANCHUSTEGUI, E. La historia intelectual de Q. Skinner. Ingenium, revista de historia del pensamiento moderno. Julio-diciembre 2010, nº 4, p. 95-106.
  • MAQUIAVELO, N. El Príncipe (comentado por Napoleón Bonaparte). Espasa-Calpe, Madrid, 1978.
  • ̶  . Discursos sobre la Primera Década de Tito Livio. Alianza, Madrid, 2015.
  • SKINNER, Q. Maquiavelo. Alianza, Madrid, 2008.
  • ̶  . [University of York]. (2013 febrero 21). How Machiavellian was Machiavelli? Public lecture by Quentin Skinner [Vídeo]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=gH-NxQmf87k
  • ZAMITIZ, H. Para entender la originalidad del pensamiento de Nicolás Maquiavelo en conmemoración del V Centenario de El Príncipe [en línea]. Mayo-agosto 2014, vol.2014, nº32 [Consulta: 20 de noviembre de 2016]. Disponible en web: http://www.elsevier.es/en-revista-estudios-politicos-79-articulo-para-entender-originalidad-del-pensamiento-S0185161614705797

viernes, 16 de diciembre de 2016

Recensión del libro "Maquiavelo" de Quintin Skinner (I)


QUINTIN SKINNER, Maquiavelo, Madrid, alianza, 2008, 137 páginas.

Quintin Skinner es un historiador británico integrante de la denominada Escuela de Cambridge, surgida a mediados del siglo XX y caracterizada por el modo de interpretar el pensamiento político histórico. Esta corriente historiográfica da prioridad al contexto intelectual de los textos, obras e ideas en la crítica discursiva de la época histórica pasada. Se opone así a la interpretación anacrónica realizada desde una óptica actual y evita la distorsión provocada por un análisis moderno que desvincula la argumentación de cada pensador a su escenario temporal y geográfico original. La obra que nos ocupa fue publicada originalmente en inglés en 1981 y ha sido traducida en su edición castellana por Manuel Benavides. En ella Skinner nos introduce de forma directa al pensamiento de Maquiavelo como representante del pensamiento político humanista. Por ello analiza sus tres grandes obras: El Príncipe, Los Discursos de la Primera Década de Tito Livio y la Historia de Florencia. Asimismo hace referencia a otros trabajos del pensador florentino como las Legaciones o El Arte de la Guerra.
El autor se pregunta sobre la reputación de Maquiavelo a lo largo de casi quinientos años y si los puntos de vista sobre su moralidad política son correctamente interpretados a raíz de sus obras. Para ello se tiene que reconstruir de forma coherente el contexto intelectual y filosófico en el que esos escritos fueron concebidos.
Maquiavelo accedió al cargo oficial de Segundo Canciller en 1498 debido a su educación humanística y al cambio de régimen acaecido en Florencia ese mismo año. Ese cargo le responsabilizaba de las relaciones extranjeras de la República. Sus misiones diplomáticas más destacadas fueron asistir a la corte francesa de Luis XII en 1500 para renegociar una antigua alianza, negociar una alianza de Florencia con César Borgia, nombrado duque de la Romania por su padre el papa Alejandro VI en 1501, y asistir al nombramiento del nuevo papa Julio II tras la muerte de su antecesor en 1503. De cada embajada aprendió buenas lecciones que posteriormente plasmaría en sus futuras obras. La más importante fue reconocer que la principal debilidad de los gobernantes estriba en su incapacidad de adaptación a las cambiantes circunstancias. La Santa Alianza del papa Julio II con Fernando en 1511 provocó la guerra entre España y Francia. Florencia, aliada de esta última, sufrió las consecuencias y capituló un año después. La familia Médici se hizo con el gobierno de la ciudad y Maquiavelo fue apartado de su cargo. En su retiro público escribió en 1513 su principal obra, El Príncipe, libro dedicado a los Médici donde ofrecía asesoramiento a los príncipes para adquirir primero por medio de la Fortuna y las armas extranjeras y mantener después los nuevos principados. Estos consejos se basaban en su estudio como humanista y en su experiencia como diplomático.
A la pregunta de qué objetivos debe proponerse el nuevo príncipe, Maquiavelo responde que el nuevo jefe tiene que mantener el estado de sus asuntos, mantenere lo stato (Skinner, Q.: 1998, 46) y el control del gobierno, Asimismo debe adquirir riquezas, honor y gloria. Y eso no es tarea fácil. Para ello el nuevo gobernante debe cimentar sus estados en “las buenas leyes” y los buenos ejércitos” (op. cit., p. 48). Los buenos ejércitos son siempre las milicias ciudadanas, nunca los mercenarios a sueldo. Esta rotundidad se debe a su propia experiencia con César Borgia y a los desastres de Florencia con los mercenarios. Con todo esto se infiere la lección fundamental para el nuevo príncipe: debe desconfiar de la Fortuna y de las armas extranjeras.
El otro tema capital de El Príncipe son las cualidades de los hombres de Estado. Para Maquiavelo estas cualidades, que están relacionadas, son dos, la Fortuna y la virtú. A los hombres virtuosos les favorece la Fortuna. Existe, sin embargo, cierta dificultad en la definición de la virtú. En esencia la virtú es el conjunto de cualidades necesarias para hacer frente a los caprichos de la Fortuna. Existen cuatro virtudes “cardinales”- prudencia, justicia, fortaleza y templanza - y tres “principescas” -  honestidad, magnanimidad y liberalidad. Sin embargo la observancia de estas cualidades y virtudes no significa que el príncipe alcance su objetivo. Aquí Maquiavelo critica el humanismo clásico redefiniendo el concepto central de virtú.  El príncipe debe tener flexibilidad moral pudiendo obrar por la fuerza o por el engaño. Es decir, el nuevo príncipe debe siempre actuar contrariamente a la humanidad si quiere mantener su posición y evitar ser engañado. Si no se tiene alguna de esas virtudes, el príncipe tiene que aparentar tenerlas. Un ejemplo de cómo confundir las mentes de los hombres lo tenemos en la lucha entre César Borgia y el papa Julio II. Maquiavelo señala que alguna de las virtudes clásicas son en realidad vicios ya que pueden acarrear la destrucción del príncipe.
Skinner sigue con otra obra fundamental de Maquiavelo, los Discursos, una obra de filosofía política que, a diferencia de El Príncipe, intenta explicar la estructura y los beneficios de una república, una forma de gobierno basada en algún nivel de consenso ciudadano. Los Discursos se dividen en tres libros: el primero trata sobre la constitución del estado libre, el segundo versa sobre el mantenimiento de la supremacía militar y el tercero está dedicado a la cuestión del liderazgo. La base de inspiración es el progreso la historia de la República de Roma y observaciones empíricas. La pregunta fundamental que se hace Maquiavelo en esta obra es conocer qué factores hicieron que la ciudad de Roma alcanzara su grandeza y poder. Y la respuesta a esa pregunta es la libertad. Solo las ciudades libres e independientes de cualquier autoridad interna o externa han conseguido crecer en poder y riqueza. Libertad equivale a autogobierno y es el bien común, elemento característico de las repúblicas, el que hace grande a las ciudades por encima del bien particular, elemento característico de los principados monárquicos. Una vez conocida la clave, la siguiente pregunta a formular es cómo se adquiere y se conserva esa libertad. Al igual que en la obra de El Príncipe, Maquiavelo responde que se necesita una combinación de Fortuna (una Primera Fortuna de un hombre virtuoso que establezca la República) y virtú (una virtú de las masas ciudadanas que prosigan con el gobierno).
En este punto Maquiavelo se enfrenta a un dilema: ¿cómo los hombres, que son siempre proclives a dejarse corromper por su ambición y pereza, pueden tener y mantener la virtú a lo largo del tiempo? La respuesta que da el florentino es asegurarse que los ciudadanos estén organizados mediante instituciones que promulguen buenas leyes y defiendan el culto religioso. La clave para evitar la corrupción y decadencia de una República es establecer una constitución mixta que establezca un equilibrio y vigilancia entre la facción popular y la de hombres ricos. Este punto de vista fue criticado por sus contemporáneos ya que iba en contra de las tradiciones de Florencia.
En cuanto a los asuntos externos, las Repúblicas o Principados necesitan adoptar una política de expansión para asegurar la libertad interior. Características como tener un ejército propio numeroso, conseguir asociados y evitar confiar en las fortalezas son necesarias para alcanzar la supervivencia entre los vecinos territoriales.
El último trabajo de Maquiavelo fue redactar la Historia de Florencia, un encargo de los Médici. En este libro aparece toda su teoría política con un estilo retórico propio de los historiadores clásicos. El tema central de la Historia de Florencia es su decadencia y ruina. En ella Maquiavelo habla de la incompetencia militar, de los ridículos combates y de la creciente corrupción. Maquiavelo vuelve a reiterar argumentos de los Discursos como el precario equilibrio de la facción popular y la nobleza. Skinner termina el libro con la restauración de la República en Florencia en 1527, la huida de los Médici y la muerte de Maquiavelo tras una enfermedad.